domingo, 27 de marzo de 2016

El despertar

Me acurruco entre las sábanas; ya estoy despierta, pero no quiero abrir los ojos, me protejo dando la espalda y mi energía gris hace que no de un vuelco en la cama, a pesar de que el sol brilla desde mi ventana. Una mezcla entre la defensa, el miedo a decidir borrarte, la resignación ante una realidad que no me convence me corroe; pero la existencia auténtica llama a mi puerta; es Sartre diciéndome que debo construir desde dentro, no esperar nada; y entonces vuelve la vorágine de la mansedumbre y la vida inauténtica, la angustia y las dudas. y tal vez es que sea sólo un culo inquieto, o tal vez no sé exigir lo que realmente quiero, no sé gritarle al mundo como un niño lo que necesito sin pensar en las consecuencias. Será por el miedo a que tu figura se borre del todo; será el miedo a perder esto que tengo. Observar la tranquilidad en los ojos ajenos y preguntarme por qué yo no la encuentro; por qué, aunque cambie el retablo, no cambia mi mirada. Y sentir por un lado que mi percepción está distorsionada, y también que debería seguirla, porque es mía, y abandonar mi presente. Atreverme tal vez a no ser, a abandonarme, a estar a solas, y dejar de buscar. Y saber que será para bien. O tal vez atreverme a aceptar lo que tengo, desde el amor infinito que sé que siento, que sé que soy, obligarme a silenciar mis dudas, y perdonarme también por permitir que se empañe del miedo del que no sé prescindir, por esta, al parecer, maldita autoexigencia que impide que me relaje. Y mientras tanto, no perderme el hilo, seguir leyendo sobre aquello que necesito; decírmelo, aunque lo que escriba no me guste, ni por lo que es ni por lo que representa. Será el precio por buscar siempre lo humano que hay detrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario