miércoles, 30 de septiembre de 2015

Y el encanto se duerme en mi boca

Como un cofre enterrado en el mar, el que me pertenece y el que brilla; que no es mío y puedo sentir cerca; suenan los Smiths y yo me pregunto qué dibujan las cuarenta palabras de tu papel. Tus guiones de cine y las historias que se ocultan bajo tus pies. Y tengo tanto por descubrir, por desenterrar, que voy poco a poco, pasando cada día, porque es verdad que la vida puede ser una aventura.